Whiteboard Osteoarthritis

La artritis es una enfermedad dolorosa causada por el daño o la inflamación de las articulaciones.

Las articulaciones conectan huesos, lo que permite que el cuerpo se mueva y doble. Cuando hay daños en el cartílago que rodea una articulación, los movimientos cotidianos pueden ser dolorosos.

Para obtener más información sobre la osteoartritis y la artritis reumatoide, visite UPMC.com/Ortho, o llame al 1-866-987-ORTHO (6784) para concertar una cita.

Conozca la diferencia entre los dos tipos principales de artritis y la mejor manera de tratarlos.

Tipos de artritis

La osteoartritis (también conocida como artrosis) y la artritis reumatoide son los dos principales tipos de artritis. Ambas enfermedades tienen síntomas similares, que afectan a las articulaciones. Entre los síntomas que comparten la osteoartritis y la artritis reumatoide se encuentran:

  • Dolor
  • Rigidez
  • Enrojecimiento de la piel
  • Inflamación
  • Disminución en la amplitud de movimiento

Estos síntomas dificultan la realización de actividades cotidianas, como caminar, levantar objetos, agacharse e incluso sentarse.

Causas subyacentes de la artritis

La principal diferencia entre la osteoartritis y la artritis reumatoide es la causa subyacente a los síntomas de dolor articular.

Osteoartritis: causas y factores de riesgo

La osteoartritis o artrosis es la forma más común de artritis y suele afectar cuello, zona lumbar, caderas, rodillas, pies y dedos.

La rotura del cartílago, el material esponjoso que amortigua las articulaciones, suele ser la causa de la artrosis. Los factores de riesgo son:

  • Envejecimiento: el riesgo de padecer osteoartritis aumenta con la edad
  • Lesiones: las lesiones en las articulaciones, a menudo debidas a la práctica de deportes, pueden aumentar el riesgo de osteoartritis
  • Genética: tiene un mayor riesgo de padecer artrosis si está presente en su familia
  • Sobrepeso: el sobrepeso supone una carga adicional para las articulaciones que soportan el peso

Artritis reumatoide: causas y factores de riesgo

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune, lo que significa que el sistema inmunitario del cuerpo ataca por error al tejido sano, a menudo en las articulaciones.

Con el paso del tiempo, también puede dañar los cartílagos y los huesos. La artritis reumatoide es más común en las mujeres y en las personas de edad avanzada. Este tipo de artritis suele afectar manos, muñecas, codos, rodillas, tobillos y pies.

Opciones de tratamiento de la artritis: fisioterapia, inyecciones de cortisona y más

Si piensa que tiene artritis, su médico le hará preguntas sobre su historial médico y familiar, le hará un examen físico y posiblemente le pedirá radiografías, resonancias magnéticas u otras pruebas de imagen.

Una vez que tenga un diagnóstico, el tratamiento dependerá del tipo específico de artritis que tenga, de la gravedad de su dolor y de dónde esté localizada la artritis. Sin embargo, los objetivos del tratamiento son los mismos: controlar el dolor, reducir la progresión de la enfermedad y mantener su capacidad de movimiento y funcionamiento.

Aunque los médicos no pueden revertir los efectos de la artritis, en algunos casos pueden controlarlos.

Las opciones de tratamiento para las personas con osteoartritis son:

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno, para tratar la inflamación y el dolor
  • Fisioterapia o terapia ocupacional
  • Inyecciones de cortisona o ácido hialurónico para proporcionar lubricación a las articulaciones
  • Cirugía de sustitución de la articulación

Para las personas con artritis reumatoide, el tratamiento puede incluir:

  • AINE, como el ibuprofeno, para el dolor y la inflamación
  • Medicamentos esteroides para reducir la inflamación
  • Medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad para reducir su progresión
  • Intervención quirúrgica para eliminar la membrana inflamada, reparar los tendones dañados o sustituir las articulaciones
Fuentes

N/A

Acerca de UPMC Orthopaedic Care

As a national leader in advanced orthopaedic care, UPMC treats a full range of musculoskeletal disorders, from the acute and chronic to the common and complex. Whether you have bone, muscle, or joint pain, we provide access to UPMC’s vast network of support services for both surgical and nonsurgical treatments and a full continuum of care. As leaders in research and clinical trials with cutting-edge tools and techniques, UPMC Presbyterian Shadyside appears on U.S. News & World Report’s rankings of the top hospitals in the country for orthopaedics.