[socialized placement="stick-left"]

Los niños de 5 años en adelante ya pueden recibir la vacuna contra el COVID-19.

El 29 de octubre de 2021, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) emitió una autorización urgente para aplicar la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech a los niños de entre 5 y 11 años. El 2 de noviembre, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) autorizaron la distribución de la vacuna de Pfizer para este grupo de edad.

Con estas autorizaciones, la vacuna de Pfizer se convirtió en la primera vacuna contra el COVID-19 disponible para niños menores de 12 años. Con ello, unos 28 millones de niños ya pueden recibir la vacuna.

“Tenemos mucha experiencia con esta vacuna en adultos y adolescentes”, afirma el doctor Alejandro Hoberman, presidente de UPMC Children’s Community Pediatrics. “Se ha estudiado a fondo en niños pequeños y ha mostrado el mismo resultado. Es segura y eficaz, y salvará vidas”.

Es posible que las vacunas desarrolladas por Moderna y Johnson & Johnson/Janssen (J&J) sean autorizadas para los niños en un futuro.

Esto es lo que debe saber sobre la vacuna contra el COVID-19 para niños de entre 5 y 11 años.

¿En qué se diferencia la vacuna contra el COVID-19 para niños de entre 5 y 11 años?

La FDA y los CDC autorizaron una dosis más pequeña de la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer para los niños de entre 5 y 11 años. La dosis autorizada es un tercio del tamaño de la dosis que reciben las personas mayores de 12 años.

Los ensayos clínicos han mostrado que la respuesta de los anticuerpos de la dosis más pequeña en niños de entre 5 y 11 años es comparable a la respuesta de los anticuerpos de la dosis más grande en personas mayores de 12 años pero con menos efectos secundarios después de la vacunación.

“La vacuna para niños es la dosis más baja que podemos darles para protegerlos, que es un tercio de la dosis para adultos, y con el menor número de efectos secundarios”, dice el Dr. Hoberman. “Proporciona instrucciones para que sus cuerpos reconozcan el virus y ayuden a reducirlo o a deshacerse de él”.

La composición de la vacuna en sí no difiere de la destinada a los mayores de 12 años.

Al igual que los mayores de 12 años, los niños de entre 5 y 11 años deben recibir dos dosis de la vacuna para que sea totalmente efectiva. Deben recibir la segunda dosis al menos 21 días después de la primera.

La dosis más pequeña tampoco requiere la congelación para su almacenamiento.

¿Funciona la vacuna contra el COVID-19 en niños pequeños?

Según los datos comunicados, la vacuna de Pfizer tiene una eficacia superior al 90% en la prevención del COVID-19 en niños de entre 5 y 11 años.

La vacuna es eficaz contra las variantes del SARS-CoV-2, incluida la variante delta más contagiosa.

¿Es segura la vacuna contra el COVID-19 para niños pequeños?

La vacuna contra el COVID-19 para niños es segura. Sin embargo, pueden experimentar efectos secundarios comunes, como, por ejemplo:

  • Dolor, inflamación o enrojecimiento en el lugar de la inyección
  • Fatiga
  • Dolor de cabeza
  • Dolor muscular
  • Escalofríos
  • Fiebre
  • Náuseas

Estos efectos secundarios son similares a los de la vacuna contra el COVID-19 que presentan otros grupos de edad. Por lo general son efectos menores y se alivian en pocos días.

En casos aislados, algunas personas han desarrollado miocarditis —inflamación del músculo cardíaco— después de recibir la vacuna contra el COVID-19. Esta complicación es muy rara y se observó en varones adolescentes con la vacuna de Pfizer. No hubo informes de miocarditis en las pruebas para niños de entre 5 y 11 años.

Al autorizar la vacuna, la FDA dijo que los beneficios de la vacuna en niños de entre 5 y 11 años superan cualquier riesgo.

“Numerosas fuentes en este país y en el extranjero muestran que los efectos graves de la vacuna son muy raros y que los beneficios de la vacunación contra el COVID-19 superan con creces los riesgos, como el de la miocarditis”, afirma el Dr. Hoberman.

¿Por qué los niños pequeños necesitan la vacuna?

Hasta el 28 de octubre, casi 6.4 millones de niños habían dado positivo en la prueba de COVID-19 desde el inicio de la pandemia, según un informe de la Academia Americana de Pediatría y la Asociación de Hospitales Infantiles. Los niños representaban el 16.6% del total de casos, según el informe.

Los niños contraen el COVID-19 en menor número que los adultos y corren menos riesgo de padecer una enfermedad grave.

Sin embargo, los niños siguen corriendo cierto riesgo de enfermar gravemente, de hospitalización y hasta de muerte. Algunos niños que tuvieron COVID-19 desarrollaron más tarde una enfermedad inflamatoria grave conocida como síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C, por sus siglas en inglés). Los efectos a largo plazo pueden producirse en adultos y niños, incluso en aquellos con enfermedades leves.

Hasta octubre de 2021 han muerto a causa del COVID-19 cerca de 750 niños, dice el Dr. Hoberman, un total mucho mayor que por gripe estacional.

“Alguien podrá decir que es un índice bajo pero, a mis ojos, 750 son demasiados”, dice el Dr. Hoberman. “Son niños que perdieron su futuro y que se adelantaron a sus seres queridos. Tenemos que entender que, ahora, esta es una enfermedad que se puede prevenir con vacunas, como el sarampión, la poliomielitis y muchas otras enfermedades que afectan a los niños. Como sociedad debemos protegerlos, y para eso está la vacuna”.

La vacunación puede ayudar a evitar que los niños desarrollen infecciones y complicaciones por COVID-19. Dado que los niños también pueden contagiar de COVID-19 a otras personas, la vacuna también ayuda a proteger a los demás.

“Si hay un resquicio de esperanza en esta horrible pandemia, quizá sea que los desenlaces negativos o las muertes de niños con COVID-19 son menores que entre los adultos mayores”, dice el Dr. Hoberman. “Pero, aun así, el COVID-19 se encuentra entre las diez principales causas de muerte en niños: pueden tener complicaciones graves y contagiar a miembros vulnerables —con alto riesgo de padecer una enfermedad grave— de su familia y de su comunidad”.

Vacunar a este grupo de edad ayudaría a mantenerlos en la escuela y a, eventualmente, relajar otras medidas en el aula, como el distanciamiento social y las mascarillas.

¿Cuándo pueden recibir la vacuna los niños?

Con la autorización de la vacuna, la distribución a los niños de entre 5 y 11 años comenzó en noviembre.

En UPMC estamos aplicando la vacuna a los niños de entre 5 y 11 años, según las directrices federales y estatales.

Si su hijo ya es paciente de UPMC Children’s Community Pediatrics, puede programar una cita en línea o llamando a nuestras oficinas. Obtenga más información aquí.

También puede programar una cita para la vacuna a través de Vaccine.UPMC.com o por teléfono al 844-876-2822.

Si va a vacunar a un menor de 18 años, seleccione una clínica Pfizer al hacer la reserva en línea o pídala cuando haga la cita por teléfono. Para vacunar a cualquier persona menor de 18 años se requiere un formulario de consentimiento firmado por uno de los padres o un tutor.

Fuentes
Children and COVID-19: State-Level Data Report. American Academy of Pediatrics. Centers for Disease Control and Prevention. Possible Side Effects After Getting a COVID-19 Vaccine. Joe Neel. FDA Advisory Panel Recommends Pfizer Vaccine for Kids Ages 5 to 11. NPR. Pfizer-BioNTech Announce Positive Topline Results of Pivotal COVID-19 Vaccine Study in Adolescents. Pfizer Inc. Centers for Disease Control and Prevention. Myocarditis and Pericarditis After mRNA COVID-19 Vaccination.

Acerca de UPMC

Con sede en Pittsburgh, UPMC es un proveedor de atención médica y aseguradora de renombre mundial. Operamos 40 hospitales y 700 consultorios médicos y centros ambulatorios. Estos están ubicados en el centro y el oeste de Pensilvania, Maryland, Nueva York y a nivel internacional. Empleamos a 4,900 médicos. Somos líderes en atención clínica, investigación innovadora y tratamientos de última generación. U.S. News & World Report clasifica constantemente a UPMC Presbyterian Shadyside como uno de los mejores hospitales del país en muchas especialidades. Además, clasifica al UPMC Children’s Hospital of Pittsburgh en su Cuadro de Honor de los Mejores Hospitales Infantiles de Estados Unidos.

[/socialized]