A finales de noviembre de 2021, surgieron reportes sobre una nueva variante del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19.

Conocida como “variante ómicron” (B.1.1.529), se ha extendido por el mundo y Estados Unidos no es la excepción. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) la han clasificado como una variante de preocupación y se ha convertido en la variante dominante del SARS-CoV-2 en Estados Unidos.

Los científicos están estudiando la variante ómicron para conocerla mejor y entender en qué se diferencia de las anteriores. Esto es lo que se sabe hasta ahora.

¿Qué es la variante ómicron?

Al igual que las variantes anteriores —como la altamente contagiosa variante delta (B.1.617.2)—, la ómicron presenta múltiples mutaciones con respecto al virus del SARS-CoV-2 original o más reciente. Las mutaciones son cambios genéticos en el virus.

Los virus cambian y mutan con el tiempo, lo que provoca variantes. Ha habido muchas variantes del SARS-CoV-2 desde que se detectó el virus por primera vez a finales de 2019.

Según la OMS, la ómicron “tiene un gran número de mutaciones, algunas de las cuales resultan preocupantes”.

La variante ómicron procede de una cepa de SARS-CoV-2 diferente a la delta, que era la variante dominante en Estados Unidos anteriormente.

“No sorprende que estemos viendo la aparición de una variante nueva”, explica el doctor Graham Snyder, director médico de Prevención de Infecciones y Epidemiología Hospitalaria de UPMC. “Un virus solo puede sobrevivir copiándose a sí mismo dentro del cuerpo, lo que hace miles de millones de veces. A veces, una copia del virus tiene un error, una mutación. Cuando una o más mutaciones consiguen que el virus tenga más éxito, esa nueva variante del virus se va a propagar”.

“Una nueva variante puede tener más éxito porque cambia la forma de enfermar, porque es más fácil de transmitirse de una persona a otra, porque nuestro sistema inmunitario o los tratamientos que tenemos no logran controlarla tan bien, o por una combinación de todos estos factores”.

¿En qué se diferencia la variante ómicron de las demás?

Según las muestras recogidas, la variante ómicron presenta por lo menos 50 mutaciones. Más de 30 de esas mutaciones corresponden a la proteína de la espícula del coronavirus. La proteína de la espícula es el sitio al que se dirigen las vacunas.

El número de mutaciones de la proteína de la espícula que tiene la variante ómicron es mayor que el observado en otras variantes, como la delta.

¿Es ómicron peor que otras variantes?

Ómicron es una variante preocupante. Los criterios para que una variante sea de preocupación son que sea más transmisible, que cause una enfermedad más grave o que sea menos vulnerable a las vacunas y a los tratamientos.

Los científicos siguen estudiando la transmisibilidad y la gravedad de la variante ómicron, junto con la eficacia de las vacunas y los tratamientos. Los datos preliminares indican lo siguiente:

  • La variante ómicron apareció súbitamente. Esto sugiere que se transmite con gran facilidad. Según la OMS, parece propagarse con mayor rapidez que otras variantes, como la delta.
  • Discovery Health descubrió en un estudio realizado en diciembre de 2021 que el riesgo de hospitalización es menor en el caso de ómicron que en el de las variantes anteriores. Esto sugiere que ómicron puede causar una enfermedad menos grave, pero hacen falta más datos para confirmarlo. También es posible que, aunque ómicron sea menos grave, sus mayores tasas de transmisibilidad puedan dar lugar a un mayor número de hospitalizaciones y muertes.
  • De acuerdo a los primeros datos, dos dosis de las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna mostraron una eficacia menor en la prevención de la infección por ómicron. Sin embargo, las vacunas no han dejado de prevenir una enfermedad grave, la hospitalización y la muerte, que es el objetivo principal de las vacunas. Además, las dosis de refuerzo de Pfizer y Moderna aumentan la eficacia contra la infección.
  • En diciembre, la FDA y la Secretaría Adjunta de Preparación y Respuesta publicaron una declaración indicando que algunos tratamientos con anticuerpos monoclonales podían ser menos eficaces contra ómicron. De acuerdo con esto, el anticuerpo monoclonal sotrovimab sigue siendo eficaz contra ómicron.
  • De acuerdo con la OMS, los primeros indicios sugieren que una infección anterior de COVID-19 podría no otorgar suficiente protección contra una infección causada por ómicron. El estudio de Discovery Health informó que el riesgo de reinfección es mayor con ómicron que con las variantes anteriores.

Los científicos seguirán estudiando ómicron para comprender mejor esta variante y compararla con las anteriores.

“Hay muchas cosas que aún debemos aprender sobre ómicron, como quiénes son más propensos a enfermarse, cuáles son los patrones de la enfermedad que provoca, la eficacia y rapidez con que se propaga y hasta qué punto estamos preparados con las vacunas y los tratamientos, como los anticuerpos monoclonales”, afirma el Dr. Snyder.

¿Cómo puedo prevenir el contagio de esta variante del COVID-19?

La mejor manera de protegerse contra la variante ómicron es vacunarse contra el COVID-19. La vacuna ha sido eficaz contra las variantes anteriores, especialmente en la prevención de la enfermedad grave y la muerte.

Los datos preliminares muestran que el esquema inicial de la vacuna —dos dosis de Pfizer y de Moderna o una dosis de Johnson & Johnson/Janssen (J&J)— ofrecen menos protección contra la infección de la ómicron que con las cepas anteriores. Sin embargo, Pfizer y Moderna han informado que recibir una dosis de refuerzo de sus vacunas proporciona una protección mayor.

“La vacunación sigue siendo la forma más segura y eficaz de protegerse a sí mismo y a sus seres queridos del COVID-19”, afirma la doctora en farmacología Erin McCreary, especialista en enfermedades infecciosas de UPMC.

Los estadounidenses de 5 años en adelante pueden recibir la vacuna contra el COVID-19. Asimismo, muchos otros estadounidenses pueden recibir una dosis adicional de la vacuna:

  • Las personas inmunocomprometidas de 5 años en adelante que recibieron la vacuna de Pfizer-BioNTech pueden recibir una dosis adicional 28 días después de la dosis inicial.
  • Las personas inmunocomprometidas de 18 años en adelante que recibieron la vacuna Moderna pueden recibir una dosis adicional 28 días después de la dosis inicial.
  • Todos los estadounidenses de 12 años en adelante que recibieron la vacuna de Pfizer-BioNTech pueden recibir una dosis de refuerzo cinco meses después de la dosis adicional.
  • Todos los estadounidenses de 18 años en adelante que recibieron la vacuna Moderna pueden recibir una dosis de refuerzo cinco meses después de la dosis adicional.
  • Todos los estadounidenses de 18 años en adelante que recibieron la vacuna Johnson & Johnson/Janssen pueden recibir una dosis de refuerzo dos meses después de la dosis inicial.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que todos los estadounidenses que reúnan los requisitos para una dosis de refuerzo la reciban. Si usted puede recibir la vacuna inicial o una dosis de refuerzo contra el COVID-19 y desea programar una cita con UPMC, visite Vaccine.UPMC.com.

“Es muy probable que las vacunas actuales sigan ofreciendo protección contra la ómicron”, explica el Dr. Snyder. “Los refuerzos se recomiendan para todos los adultos, pues pueden garantizar que su sistema inmunitario siga preparado”.

Además de vacunarse, es importante seguir otros protocolos de prevención del COVID-19. Esto incluye el uso de una mascarilla que cubra la nariz y la boca cuando se está en espacios públicos cerrados o entre multitudes, sobre todo si no tiene todas las vacunas o si su riesgo de sufrir complicaciones por el COVID-19 es alto.

Si muestra síntomas de COVID-19, absténgase de ir al trabajo o la escuela, y hágase una prueba lo antes posible. Es necesario un análisis de laboratorio para confirmar el diagnóstico de COVID-19.

Un diagnóstico temprano de COVID-19 también puede ayudar a que el tratamiento comience lo antes posible. El tratamiento con anticuerpos monoclonales es eficaz si se inicia en los primeros siete días tras la aparición de los síntomas.

“Mi petición es que todas las personas que reúnan los requisitos para recibir las vacunas contra el COVID-19 y la gripe tomen la decisión de vacunarse”, afirma el doctor Donald M. Yealy, vicepresidente y director médico de UPMC. “Las vacunas junto con las mascarillas, si se está en interiores o con multitudes que no son de su familia inmediata, son la mejor protección contra el COVID-19 y la gripe. Si se enferma, quédese en casa y hágase la prueba. Esto nos permite ayudarle mejor”.

UPMC mantiene su compromiso de proteger a nuestras comunidades contra el COVID-19. Para obtener más información, visite nuestro sitio web.

Fuentes

CBS News, Omicron: What We Know — and Don't Know — About the New COVID-19 Variant. Enlace

Centers for Disease Control and Prevention, CDC Statement on B.1.1.529 (Omicron Variant). Enlace

Centers for Disease Control and Prevention, CDC Expands COVID-19 Booster Recommendations. Enlace

New York Times, Omicron: What Is Known — and Still Unknown. Enlace

World Health Organization, Classification of Omicron (B.1.1.529): SARS-CoV-2 Variant of Concern. Enlace

Acerca de UPMC

Con sede en Pittsburgh, UPMC es un proveedor de atención médica y aseguradora de renombre mundial. Operamos 40 hospitales y 700 consultorios médicos y centros ambulatorios. Estos están ubicados en el centro y el oeste de Pensilvania, Maryland, Nueva York y a nivel internacional. Empleamos a 4,900 médicos. Somos líderes en atención clínica, investigación innovadora y tratamientos de última generación. U.S. News & World Report clasifica constantemente a UPMC Presbyterian Shadyside como uno de los mejores hospitales del país en muchas especialidades. Además, clasifica al UPMC Children’s Hospital of Pittsburgh en su Cuadro de Honor de los Mejores Hospitales Infantiles de Estados Unidos.