Decenas de millones de estadounidenses se han contagiado de COVID-19 desde que apareció en Estados Unidos por primera vez a principios de 2020.

Esta enfermedad puede causar síntomas leves o graves, que pueden causar una hospitalización o, en los casos más graves, incluso la muerte. Algunas personas no experimentan ningún síntoma.

Pero para muchas personas, la recuperación de la infección inicial no significa que ahí termine su experiencia con el COVID-19. Millones de personas mantienen sus efectos a largo plazo, no pocas veces, incluso semanas o meses después que desaparece la infección. Se trata de las secuelas post-agudas de la infección por SARS-CoV-2, mejor conocidas como “COVID largo” o “COVID de larga duración”.

¿Qué es el COVID largo?

El COVID largo se produce cuando las personas experimentan problemas de salud nuevos, recurrentes o continuos después de recuperarse de una infección inicial por COVID-19.

Para muchas personas, los síntomas del COVID-19 suelen desaparecer en una o dos semanas, pero el COVID largo puede durar un mes o más.

Puede presentarse en personas de cualquier edad o estado de salud. Incluso las personas que no tuvieron síntomas en su primera infección pueden desarrollar síntomas de COVID largo. Según un estudio publicado en octubre de 2021 en el Journal of the American Medical Association, más de la mitad de los casos de COVID-19 en todo el mundo podrían dar lugar a COVID largo.

Todavía no se sabe qué pueda causar el COVID largo, pero se está investigando. Esta enfermedad está tipificada ya como una discapacidad de acuerdo a la ley Americans with Disabilities.

Síntomas del COVID largo

Hay una variedad de síntomas asociados al COVID largo, como por ejemplo:

  • Problemas respiratorios
  • Tos
  • Cansancio o fatiga
  • Mareos o aturdimiento
  • Dificultad para pensar o concentrarse (niebla cerebral)
  • Dificultad para dormir
  • Dolor de cabeza
  • Fiebre
  • Dolor de pecho
  • Dolor de estómago
  • Dolor muscular/articular
  • Palpitaciones del corazón
  • Sensación de hormigueo
  • Diarrea
  • Sarpullido
  • Alteraciones en el olfato o el gusto
  • Alteraciones en el ciclo menstrual

Afecciones posteriores al COVID-19

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), algunas personas que han padecido el COVID-19 de forma grave pueden experimentar efectos en múltiples órganos una vez pasada la enfermedad inicial. Estos síntomas post COVID pueden durar semanas o meses y afectar múltiples órganos, como el corazón, los pulmones, los riñones, la piel y el cerebro.

Las personas que se recuperan de un cuadro grave de COVID-19 también pueden padecer enfermedades autoinmunes. Esto ocurre cuando un sistema inmunitario hiperactivo ataca por error a las células sanas y suele provocar una inflamación en esas zonas.

Tras la infección por COVID-19, algunas personas también pueden desarrollar una afección conocida como síndrome inflamatorio multisistémico (SIM), que puede causar inflamación en muchas partes del cuerpo. Aunque por lo general afecta a los niños (SMI-C), también se presenta en los adultos (SMI-A).

Tratamiento y ayuda para el COVID largo

No existe ningún tratamiento específico ni cura para el COVID largo. Sin embargo, hay tratamiento para aliviar los síntomas.

UPMC Post-COVID Recovery Clinic puede diagnosticar, tratar y proporcionar apoyo a personas con síntomas de COVID-19 de larga duración. Si padece COVID largo y quiere pedir una cita, llame al 412-648-6161 y oprima el 2, o envíe un correo electrónico a UPMCCovidClinic@UPMC.edu. No es necesario que lo remita ningún doctor.

En términos generales, el tratamiento se basa en los síntomas, pero controlar el estrés también es importante para las personas que padecen COVID largo, de acuerdo con los CDC. Aquí hay algunas estrategias para controlarlo:

  • Descanse de las noticias y las redes sociales.
  • Pruebe la meditación, el mindfulness u otras técnicas de relajación.
  • Coma de forma saludable.
  • Haga ejercicio, si puede.
  • Cuide el sueño.
  • Evite las drogas y el alcohol.
  • Hable con otras personas sobre lo que siente: con un ser querido en el que confíe o con un terapeuta autorizado.

Cómo prevenir el COVID largo

Cualquiera que contraiga COVID-19 corre el riesgo de padecer síntomas a largo plazo. La mejor manera de prevenir el COVID largo es evitando la infección. Use mascarilla, mantenga el distanciamiento social en situaciones en las que pueda estar expuesto y vacúnese contra el COVID-19.

Las personas mayores de 5 años pueden ponerse la vacuna contra el COVID-19. Puede programar una cita de vacunación en UPMC a través de Vaccine.UPMC.com o llamando al 844-876-2822 entre las 8 am y las 5pm, los siete días de la semana.

Para más información sobre el trabajo de UPMC contra el COVID-19, visite UPMC.com/coronavirus.

Fuentes

Centers for Disease Control and Prevention, Post-COVID Conditions. Enlace

Centers for Disease Control and Prevention, Caring for People with Post-COVID Conditions. Enlace

Destin Groff, BA, Ashley Sun, BA, Anna E. Ssentongo, DrPH, MPH, et al, Journal of the American Medical Association, Short-term and Long-term Rates of Postacute Sequelae of SARS-CoV-2 Infection: A Systematic Review. Enlace

Acerca de UPMC

Con sede en Pittsburgh, UPMC es un proveedor de atención médica y aseguradora de renombre mundial. Operamos 40 hospitales y 700 consultorios médicos y centros ambulatorios. Estos están ubicados en el centro y el oeste de Pensilvania, Maryland, Nueva York y a nivel internacional. Empleamos a 4,900 médicos. Somos líderes en atención clínica, investigación innovadora y tratamientos de última generación. U.S. News & World Report clasifica constantemente a UPMC Presbyterian Shadyside como uno de los mejores hospitales del país en muchas especialidades. Además, clasifica al UPMC Children’s Hospital of Pittsburgh en su Cuadro de Honor de los Mejores Hospitales Infantiles de Estados Unidos.