Talking to Your Teen About Mental Health
[socialized placement="stick-left"]

La adolescencia es una etapa fundamental del desarrollo en la vida de una persona. Las hormonas que provocan cambios de humor, junto con factores sociales externos, pueden afectar la salud física y mental de un adolescente.

Incluso en las mejores situaciones, los adolescentes no siempre están ansiosos por compartir detalles de sus vidas, especialmente cuando se trata de sus sentimientos. Y aunque es posible que los guardianes no tengan una idea concisa, una cosa que está clara es la importancia de reconocer los problemas de salud mental.

“Es esencial normalizar las conversaciones sobre salud mental para que los adolescentes puedan recibir la atención y el apoyo que necesitan”, dice la doctora en Psicología Melissa Brown, terapeuta de UPMC PinnacleHealth Psychological Associates. “Es posible que no se sientan escuchados o comprendidos y, a veces, un trastorno de salud mental puede quedar enmascarado por el mal humor estereotipado de un adolescente”.

¿Qué es un trastorno del estado de ánimo?

Una amplia gama de condiciones afectan el estado de ánimo, los pensamientos y los comportamientos. Cuando el estado emocional de una persona está distorsionado e interfiere con su capacidad de funcionar, se define como un trastorno del estado de ánimo.

Los trastornos del estado de ánimo a menudo comienzan en la adolescencia, lo que puede agravarse por la falta de involucramiento con los adultos en sus vidas. Cuando las cosas no van bien, a menudo los adolescentes prefieren hablar con sus amigos que con sus padres.

Los trastornos de salud mental comunes entre los adolescentes incluyen:

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Trastorno obsesivo compulsivo (TOC)
  • Trastorno de estrés postraumático (TEPT)
  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)
  • Trastorno de pánico
  • Anorexia
  • Bulimia

Cuando los adolescentes sufren en silencio, suelen voltear su enojo o tristeza hacia dentro. Algunos adolescentes optan por hacer frente al dolor emocional infligiéndose autolesiones o participando en conductas de riesgo.

“Vemos a muchos adolescentes que muestran comportamientos peligrosos para escapar de situaciones o sentimientos problemáticos”, dice la doctora Brown. “Cortarse, abusar de sustancias o participar en actividades sexuales imprudentes son comportamientos destructivos y la intervención es fundamental”.

Hay ayuda disponible

El tratamiento de los trastornos de salud mental depende del diagnóstico y del individuo. A menudo, el asesoramiento o la terapia de conversación es una forma eficaz de ayudar a los adolescentes a identificar y manejar el estrés. Ciertos medicamentos funcionan para reducir la ansiedad, la depresión y los pensamientos suicidas. Cuando la medicación se combina con la terapia, los resultados son muy exitosos y los adolescentes se sienten más en control de sus estados de ánimo y comportamientos.

Ya sea que necesiten apoyo adicional durante un desafío de vida específico o atención continua para un trastorno de salud mental, hay ayuda disponible. Comienza por iniciar la conversación.

A veces, el simple hecho de escuchar a su hijo adolescente y no ofrecerle consejos puede hacer que se comunique. Para muchos, simplemente admitir que existe un problema es un gran paso en la dirección correcta.

Un consejero escolar, un proveedor de atención primaria u otro profesional de la salud mental pueden ofrecer recursos y apoyo adicionales.

“Cuando podemos educar y promover intervenciones saludables, a veces podemos prevenir resultados graves de salud mental, incluido el suicidio”, dice la doctora Brown. “Proporcionar múltiples niveles de apoyo es ideal para el cuidado de la salud mental del adolescente y esto puede incluir personal en la escuela y en la comunidad”.

Identificar los riesgos

Las elecciones de estilo de vida y otros hábitos pueden tener un impacto positivo o negativo en una situación existente. Dormir la cantidad recomendada, hacer ejercicio y comer bien apoya la salud emocional tanto como la salud física.

Toda una generación está creciendo en un mundo virtual que puede promover problemas de imagen corporal, intimidación, comparaciones poco saludables con sus compañeros y un flujo continuo de mensajes o imágenes negativas. Las redes sociales fueron concebidas para conectar a las personas pero en realidad las separan más. Los estudios han demostrado los efectos negativos que tienen en los adolescentes y su salud mental. Anime a sus hijos adolescentes a desconectarse de sus redes sociales, especialmente por la noche.

Como muchos otros problemas de salud, la genética, los antecedentes familiares y el entorno, juegan un papel importante en los trastornos de salud mental. Reconocer los signos de una enfermedad mental puede ayudarle a obtener la ayuda adecuada de forma temprana. Es momento de hablar con su adolescente y un profesional si nota algo de lo siguiente:

  • Pérdida de interés o placer en actividades que antes disfrutaba
  • Irritabilidad u hostilidad
  • Sentimientos de culpa o inutilidad
  • Inquietud o sensación de lentitud
  • Sentimientos constantes de desesperanza, vacío o estar al borde de las lágrimas
  • Cambio en los patrones de sueño
  • Energía baja
  • Tristeza
  • Aislamiento y evitar a los demás
  • Dificultad para concentrarse
  • Cambio en el apetito
  • Relación poco saludable con la comida o el ejercicio
  • Comportamientos de autolesión, como cortarse
  • Pensamientos suicidas
  • Tabaquismo y/o consumo de alcohol y/o drogas
  • Comportamiento arriesgado o destructivo
  • Cambios de humor rápidos o extremos
  • Pensamientos obsesivos o poco realistas
  • Escuchar o ver cosas que no existen

Los exámenes de salud mental son una parte rutinaria en muchas revisiones anuales de niños y adolescentes. Pero los problemas de salud mental no siguen una agenda. Si alguno de estos síntomas dura varias semanas o meses e interfiere con la vida cotidiana, no los ignore ni piense que desaparecerán.

“Nuestra salud mental nunca debe asumirse como un estado de ánimo pasajero”, dice la doctora Brown. “No esperaríamos para buscar atención médica por la gripe o un hueso roto. Esto también debe ser cierto para abordar cualquier condición emocional”.

Aprenda más sobre Behavioral and Mental Health Services at UPMC.

Acerca de UPMC Western Behavioral Health

UPMC Western Psychiatric Hospital es un líder reconocido a nivel nacional en atención médica, investigación y educación. Es uno de los centros de atención psiquiátrica con base universitaria más importantes del país gracias a su integración con el Departamento de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh. UPMC Western Psychiatric es el centro de UPMC Western Behavioral Health, una red de casi 60 programas comunitarios que ofrecen atención especializada en salud mental y adicciones a niños, adolescentes, adultos y las personas mayores en todo el oeste de Pensilvania.

[/socialized]