[socialized placement="stick-left"]

Si usted o un ser querido tiene cáncer, probablemente esté considerando todas las opciones para aliviar los efectos secundarios de tratamientos como la quimioterapia y la radiación. Muchos preguntan sobre la conexión entre los efectos secundarios del cáncer y la marihuana medicinal.

Si bien esta planta tiene la reputación de ser una droga recreativa, un creciente cuerpo de investigación sugiere que también puede tener beneficios potenciales para la salud. Esto es lo que debe tener en cuenta.

Obtenga más información sobre la oncología integrativa en el sitio web del UPMC Hillman Cancer Center.

Tratamiento de la marihuana medicinal y el cáncer

Hay tres especies reconocidas de marihuana:

  • Sativa
  • Indica
  • Ruderalis

Las diferentes cepas parecen tener diferentes efectos fisiológicos y psicológicos. La planta también contiene alrededor de cien compuestos diferentes, llamados cannabinoides, que parecen activar receptores específicos en todo el cuerpo humano.

El más conocido de estos compuestos es el delta-9-tetrahidrocannabinol, o THC, que se cree que es responsable de los efectos psicoactivos del cannabis. Otro compuesto, el cannabidiol, es un cannabinoide no psicoactivo que se muestra prometedor: los estudios sugieren que ayuda a proteger contra el dolor relacionado con los nervios, tiene propiedades anticonvulsivas y puede inhibir la proliferación de células cancerosas.

Las personas con cáncer pueden consumir cannabis para una variedad de síntomas. La evidencia más sólida se encuentra en las áreas del apetito, náuseas y vómitos, y el dolor.

Apetito y consumo de marihuana

En 1986, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) autorizó y aprobó por primera vez el dronabinol, un medicamento recetado que contiene THC sintético, para tratar las náuseas y los vómitos asociados con la quimioterapia.

Sin embargo, la evidencia que respalda el uso de dronabinol es mixta. Un ensayo clínico realizado por el Hospital Cantonal en Suiza analizó un extracto de cannabis y dronabinol en 243 personas con síndrome de anorexia-caquexia relacionado con el cáncer y descubrió que ninguno era mejor que una píldora de placebo para afectar el apetito.

Otro estudio, publicado en el Journal of Clinical Oncology, encontró que de 469 personas con cáncer avanzado que recibieron el medicamento acetato de megestrol, dronabinol o ambos, los que tomaron megestrol tuvieron aumentos significativamente mayores tanto en el peso como en el apetito. La combinación de dronabinol con megestrol no pareció ofrecer ningún beneficio adicional en comparación con el megestrol solo, lo que sugiere que los efectos secundarios del cannabis y el cáncer no siempre pueden estar relacionados.

Sin embargo, otra investigación sugiere que fumar marihuana real (en lugar de tomarla como un medicamento sintético) puede mejorar el apetito.

Por ejemplo, un estudio de seis hombres sanos realizado por la Johns Hopkins University School of Medicine en la década de 1980 encontró que aquellos que fumaban marihuana que contenía THC también consumían un 40 por ciento más de calorías que sus pares (de ahí los munchies).

Marihuana para náuseas y vómitos

La National Comprehensive Cancer Network recomienda los cannabinoides para el tratamiento de las náuseas y los vómitos relacionados con la quimioterapia cuando las medidas convencionales han fallado. Este consejo se basa en numerosos estudios que muestran que el THC es más efectivo que los medicamentos recetados contra las náuseas.

Marihuana para el control del dolor

Un creciente cuerpo de evidencia sugiere que los cannabinoides tienen efectos analgésicos. La investigación dirigida por la Universidad de Toronto indica que pueden aliviar el dolor del cáncer tan bien o mejor que otros medicamentos, pero no hay suficientes estudios para sacar conclusiones definitivas.

Debido a que las regulaciones gubernamentales dificultan que los investigadores investiguen los efectos de la marihuana en la salud, es posible que la evidencia clínica actual sobre el cannabis y el cáncer no refleje con precisión sus posibles beneficios en la vida real.

Tratamiento del cáncer y cannabis

Quizás el área más emocionante de la investigación actual involucra las propiedades anticancerígenas de los cannabinoides. Según el National Cancer Institute, varios estudios sugieren que estos compuestos pueden inhibir el crecimiento de células cancerosas de piel, útero, mama, estómago, tiroides, colorrectal, pancreático, cerebral y de próstata.

A diferencia de la mayoría de los medicamentos de quimioterapia convencionales, los cannabinoides parecen matar las células tumorales sin afectar negativamente a las células normales circundantes. Esta podría ser una gran noticia para las personas interesadas en el vínculo entre el cannabis y el cáncer.

Mirando el panorama general de la marihuana medicinal

Los productos farmacéuticos utilizados para el apetito, las náuseas y el dolor, así como para el insomnio, la neuropatía y la fatiga, a menudo producen efectos secundarios no deseados. El cannabis puede controlar los síntomas con menos efectos adversos.

Para muchas personas, tener una forma de tratamiento que pueda atacar múltiples síntomas a la vez es motivo suficiente para considerar el cannabis.

Vale la pena reiterar: la evidencia clínica actual sobre el cannabis y el cáncer es limitada, porque históricamente la marihuana ha sido considerada ilegal.

Pero muchos estados, incluido Pensilvania, están adoptando leyes y procesos relacionados con la marihuana medicinal. El uso de la marihuana medicinal es en gran parte un área desconocida porque muchos médicos, en particular los que tratan el cáncer, están acostumbrados a recetar medicamentos con dosis específicas basadas en ensayos clínicos bien definidos.

Para usar marihuana medicinal, los pacientes necesitarán la recomendación de un médico con un diagnóstico y una condición predefinidos. Luego, un dispensario proporcionará el tipo específico de marihuana necesaria.

El Programa de Bienestar y Oncología Integrativa en UPMC Hillman Cancer Center

A medida que se desarrolla el proceso en Pensilvania, el Wellness and Integrative Oncology Program at UPMC Hillman Cancer Center (WIOP o Programa Oncológico Integral y de Bienestar del UPMC Hillman Cancer Center) se compromete a proporcionar a los pacientes para quienes los beneficios del consumo de marihuana medicinal superan cualquier riesgo potencial la información más clara y actualizada.

Esto incluye calificaciones, plazos, logística e investigación actualizada que evolucionará a partir de un estatus legal para la marihuana medicinal.

En WIOP, nuestra filosofía es guiar a los pacientes como participantes colaboradores en el cuidado integral de la persona. Con el emocionante potencial del cannabis en el tratamiento del cáncer, estamos preparados para esta situación teniendo en cuenta la experiencia y el mejor interés de nuestros pacientes.

 

Acerca de UPMC

Con sede en Pittsburgh, UPMC es un proveedor de atención médica y aseguradora de renombre mundial. Operamos 40 hospitales y 700 consultorios médicos y centros ambulatorios. Estos están ubicados en el centro y el oeste de Pensilvania, Maryland, Nueva York y a nivel internacional. Empleamos a 4,900 médicos. Somos líderes en atención clínica, investigación innovadora y tratamientos de última generación. U.S. News & World Report clasifica constantemente a UPMC Presbyterian Shadyside como uno de los mejores hospitales del país en muchas especialidades. Además, clasifica al UPMC Children’s Hospital of Pittsburgh en su Cuadro de Honor de los Mejores Hospitales Infantiles de Estados Unidos.

[/socialized]