[socialized placement="stick-left"]

Todo el mundo experimenta estrés de vez en cuando. Es una reacción normal a las presiones de la vida diaria o eventos traumáticos. Aunque cada uno lidia con el estrés a su manera, es importante no dejar que se salga de control.

El estrés forma parte de la vida de cualquiera. Incluso los eventos positivos, como bodas o un nuevo trabajo, pueden tener efectos estresantes. Sin embargo, cuando el estrés interfiere con la vida diaria, puede causar graves consecuencias para la salud. Para proteger su bienestar físico y mental, aprenda cómo el estrés afecta su cuerpo y mente, y cómo manejarlo.

Qué sucede durante el estrés

El estrés es la forma en que su cerebro y su cuerpo responden a cualquier tipo de desafío o factor estresante.

Los factores estresantes vienen en muchas formas. Pueden ser rutinarios, como las presiones de la vida diaria, la escuela, el trabajo y las relaciones. Pueden ser repentinos, como un accidente o la pérdida del trabajo. Pueden ser a corto plazo, como un divorcio. O a largo plazo, como una enfermedad crónica.

El estrés desencadena la respuesta de supervivencia “luchar o huir” en su cuerpo. Le ayuda a manejar la amenaza percibida o a mantenerle fuera de peligro.

Según la American Psychological Association, estos son cambios que típicamente experimenta su cuerpo cuando se enfrenta a factores estresantes:

  • Su pulso se acelera
  • Su respiración se acelera
  • Sus músculos se tensan
  • Su cerebro usa más oxígeno y aumenta la actividad

Una reacción en su cerebro también provoca un aumento en la producción de hormonas esteroides llamadas glucocorticoides o cortisol. Conocido como la “hormona del estrés”, el cortisol proporciona la energía necesaria para lidiar con el factor estresante.

Cómo afecta su salud el estrés

Su cuerpo puede soportar pequeñas dosis de estrés. Pero el estrés continuo o crónico puede afectar su salud mental y física.

Con estrés crónico, el cuerpo nunca recibe la señal para volver a la normalidad. Se mantiene en modo supervivencia. El estrés crónico puede afectar muchos sistemas en su organismo, incluidos los sistemas cardiovascular, endocrino, gastrointestinal, musculoesquelético, nervioso, reproductivo y respiratorio.

Demasiado cortisol puede interrumpir la comunicación entre las respuestas endocrinas e inmunitarias de su cuerpo. Esto puede provocar varios problemas de salud, como depresión, fatiga crónica, trastornos metabólicos (p. ej., diabetes, obesidad) y trastornos inmunitarios.

Signos y síntomas de estrés

Es importante tomar el estrés en serio. Si ha estado lidiando con el estrés por un tiempo, es posible que no se dé cuenta de que está fuera de control. ¿Estos signos y síntomas comunes se aplican a usted?

  • Ira, tensión o irritabilidad
  • Ansiedad y miedo sobre el futuro
  • Dificultad para concentrarse o tomar decisiones
  • Sentirse entumecido o impotente
  • Pérdida de interés en las actividades normales
  • Cambios en el apetito
  • Problemas para dormir, ya sea para quedarse dormido o permanecer dormido
  • Pesadillas y pensamientos recurrentes
  • Uso excesivo de alcohol, abuso de medicamentos recetados y uso de drogas ilícitas
  • Tristeza, llanto y otros signos de depresión
  • Dolores de cabeza, dolores de espalda y problemas estomacales

Consejos de cuidado personal para controlar el estrés

No puede controlar los factores estresantes que la vida le presenta. Pero puede probar estos consejos de cuidado personal para manejar mejor su reacción al estrés, especialmente cuando los practica de manera proactiva y rutinaria:

Practique el autocuidado diario. Lleve una dieta sana y equilibrada. Duerma bien y de forma constante. Comprométase con hacer ejercicio diario.

Incorpore técnicas de relajación. La meditación consciente, los ejercicios de respiración o el yoga pueden ayudar.

Conecte con familiares y amigos. Una buena red de apoyo social ayuda a superar situaciones estresantes. Comuníquese con ellos para obtener apoyo emocional y práctico.

Manténgase activo. Tome descansos mentales y físicos. Reunirse con amigos, ofrecerse como voluntario e incluso pasear al perro puede proporcionar una distracción muy necesaria.

Priorice tareas. Decida lo que tiene que hacer ahora y lo que puede esperar para más adelante. Aprenda a decir “no” a nuevas responsabilidades si se siente abrumado.

Evite el alcohol y las drogas. Los problemas causados por el uso de drogas y alcohol para hacer frente al estrés superan cualquier alivio a corto plazo. Pueden provocar dependencia o sobredosis. En lugar de aliviar el estrés, el alcohol y las drogas pueden aumentarlo.

Obtenga ayuda profesional. Si se siente abrumado por el estrés, hable con su médico. Puede recomendarle un proveedor de salud mental que pueda ayudar.

Para más información, comuníquese con UPMC Western Psychiatric Hospital al 1-877-624-4100 o al 412-624-1000.

Acerca de UPMC

Con sede en Pittsburgh, UPMC es un proveedor de atención médica y aseguradora de renombre mundial. Operamos 40 hospitales y 700 consultorios médicos y centros ambulatorios. Estos están ubicados en el centro y el oeste de Pensilvania, Maryland, Nueva York y a nivel internacional. Empleamos a 4,900 médicos. Somos líderes en atención clínica, investigación innovadora y tratamientos de última generación. U.S. News & World Report clasifica constantemente a UPMC Presbyterian Shadyside como uno de los mejores hospitales del país en muchas especialidades. Además, clasifica al UPMC Children’s Hospital of Pittsburgh en su Cuadro de Honor de los Mejores Hospitales Infantiles de Estados Unidos.

[/socialized]