[socialized placement="stick-left"]

Los cálculos renales pueden ser dolorosos. Si bien algunos cálculos renales son pequeños y se eliminan del cuerpo sin causar daño, otros pueden provocar complicaciones como infecciones y daño renal.

En algunos casos, puede estar bien tratar los cálculos renales en casa. Depende de si el cálculo renal está bloqueando el tracto urinario y cuánto dolor está causando.

¿Qué son los cálculos renales?

Un cálculo renal es una masa dura que se forma a partir de cristales en la orina. Pueden ser tan pequeños como un grano de arena o tan grandes como una pelota de golf. A veces se quedan en el riñón, pero a menudo viajan a través del tracto urinario.

Si un cálculo renal es lo suficientemente pequeño, es posible que ni siquiera sepa que tiene uno cuando pasa por el sistema urinario.

Un cálculo renal grande puede causar un dolor significativo. También puede bloquear el flujo de orina, provocando acumulaciones dañinas.

Hay varios tipos de cálculos renales. El tipo más común de cálculos renales son los cálculos de oxalato de calcio.

El calcio se une naturalmente a una sustancia llamada oxalato. Idealmente, el calcio se une al oxalato en el estómago y los intestinos antes de pasar a los riñones. Luego, las sustancias abandonan el cuerpo sin formar cálculos.

Sin embargo, si el calcio y el oxalato se combinan en la orina, pueden formar cálculos renales, especialmente si no hay suficiente líquido.

Los cálculos renales son comunes. La National Kidney Foundation estima que una de cada 10 personas tendrá un cálculo renal en algún momento de su vida. Afectan más a los hombres que a las mujeres.

¿Cuáles son los síntomas?

Si ha tenido cálculos renales anteriormente, es posible que reconozca los signos. Los síntomas típicos de los cálculos renales son:

  • Escalofríos
  • Necesidad constante de orinar
  • Fiebre
  • Orina con sangre
  • Náuseas
  • Dolor en la parte baja de la espalda o en el costado
  • Vómito

¿Cuáles son los factores de riesgo?

No existe una causa única para los cálculos renales, pero algunas personas tienen más probabilidades de tenerlos. Los factores de riesgo incluyen:

  • Obesidad
  • Deshidratación
  • Comer una dieta alta en proteínas y/o alta en sal (sodio)
  • Factores genéticos

Cómo tratar los cálculos renales en casa

Algunas personas tratan los cálculos renales en casa con remedios como vinagre de sidra de manzana, jugo de granada y té de diente de león. Pero no se ha probado clínicamente que estos disuelvan los cálculos renales.

Si siente que se le está formando un cálculo renal, o quiere evitar que se formen más cálculos en el futuro, pruebe estos métodos.

Beba mucha agua

El mejor remedio casero para los cálculos renales es simple: beba más agua. El líquido ayudará a eliminar los cálculos a través de las vías urinarias. Trate de beber al menos 12 vasos de ocho onzas de agua por día si está tratando de expulsar una piedra.

Si es posible, atrape la piedra en un colador cuando pase. Es posible que su médico quiera examinarla para determinar qué tipo de cálculo renal tiene.

Después de que pase la piedra, siga bebiendo mucha agua para ayudar a prevenir que se formen más piedras. Si está bien hidratado, su orina debe ser de color amarillo pálido. La orina oscura es un signo de deshidratación.

Reduzca el consumo de otras bebidas

Beber café, té, alcohol y refrescos puede aumentar la deshidratación. Lo mejor es limitarse al agua para eliminar los cálculos renales.

Añada limones a su agua y comida

El jugo de limón contiene citrato químico. El citrato puede ayudar a romper pequeños cálculos renales. El citrato también ayuda a detener la formación de cálculos renales en primer lugar.

Para obtener el beneficio, agregue cuatro onzas de jugo de limón a su agua durante todo el día. También puede rociar jugo de limón en ensaladas y otras verduras.

Tome analgésicos de venta libre (OTC)

Para ayudar a aliviar la incomodidad de los cálculos renales, puede tomar un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE). Incluyen analgésicos de venta libre como ibuprofeno (Advil®, Motrin®), paracetamol (Tylenol®) y naproxeno (Aleve®). Siga las instrucciones del paquete para la dosis correcta.

Evite los alimentos salados

Una dieta alta en sodio aumenta las posibilidades de formación de cálculos renales. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan menos de 2300 miligramos (mg) de sodio por día. Pero si es susceptible a los cálculos renales, debe limitar el sodio a 1500 mg por día.

Si bien reducir el consumo de sal no ayudará de inmediato a eliminar los cálculos renales, puede ayudar a prevenir la formación de más cálculos renales.

Reducir la proteína animal

Una dieta rica en carne aumenta el riesgo de desarrollar cálculos renales. Reemplace algunas porciones de carne, pescado, aves y huevos con alimentos de origen vegetal ricos en proteínas como frijoles, edamame y tofu.

Consuma las cantidades adecuadas de alimentos con calcio y oxalato

Si tiene antecedentes de cálculos renales de oxalato de calcio, pregúntele a su médico cómo debe ajustar su dieta.

Para ayudar a prevenir la formación de cálculos renales, es importante incluir alimentos que contengan calcio en su dieta y con las comidas normales. De esa manera, el calcio se une al oxalato en el tracto digestivo y evita que se formen cálculos en la orina. Evite comer demasiados alimentos con alto contenido de oxalato.

Los alimentos ricos en calcio incluyen:

  • Leche
  • Queso
  • Yogur
  • Vegetales de hoja verde
  • Frijoles

Los alimentos ricos en oxalato que se deben evitar incluyen:

  • Espinacas
  • Ruibarbo
  • Remolachas
  • Almendras
  • Chocolate
  • Maní
  • Papa dulce (camote)

Cuándo ver a un doctor

A veces, un remedio casero para los cálculos renales no es suficiente. Necesita ver a un médico de inmediato si tiene:

  • Dolor severo
  • Sangre en la orina
  • Problemas al orinar

Su médico puede tratar los cálculos renales más grandes con medicamentos o, en algunos casos, con cirugía.

Fuentes

National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, Treatment for Kidney Stones. Enlace

National Kidney Foundation, 6 Easy Ways to Prevent Kidney Stones. Enlace

National Kidney Foundation, Kidney Stone Diagnosis. Enlace

NHS, Kidney Stones Treatment. Enlace

Urology Care Foundation, How Kidney Stones are Diagnosed and Treated. Enlace

Harvard Medical School, 5 things that can help you take a pass on kidney stones. Enlace

Consumer Reports, Natural Remedies for Kidney Stones. Enlace

CDC, Sodium. Enlace

Acerca de UPMC

Con sede en Pittsburgh, UPMC es un proveedor de atención médica y aseguradora de renombre mundial. Operamos 40 hospitales y 700 consultorios médicos y centros ambulatorios. Estos están ubicados en el centro y el oeste de Pensilvania, Maryland, Nueva York y a nivel internacional. Empleamos a 4,900 médicos. Somos líderes en atención clínica, investigación innovadora y tratamientos de última generación. U.S. News & World Report clasifica constantemente a UPMC Presbyterian Shadyside como uno de los mejores hospitales del país en muchas especialidades. Además, clasifica al UPMC Children’s Hospital of Pittsburgh en su Cuadro de Honor de los Mejores Hospitales Infantiles de Estados Unidos.

[/socialized]