Si está embarazada o planea embarazarse, es posible que haya oído hablar de las vitaminas prenatales. Quizá se pregunte cuándo debe empezar a tomarlas y en qué ayudan al desarrollo de su bebé.

Siga leyendo y descubra una guía sobre las vitaminas prenatales.

¿Qué son las vitaminas prenatales?

Las vitaminas prenatales son suplementos dietéticos que contienen las vitaminas y minerales que su cuerpo necesita cada día durante el embarazo.

Llevar una dieta saludable es la mejor manera de satisfacer las necesidades nutricionales de su cuerpo. Pero es posible que no encuentre en los alimentos todas las vitaminas y minerales que necesita.

Elija alimentos de alto valor nutricional, como:

  • Frutas
  • Verduras
  • Proteínas magras
  • Frutos secos
  • Lácteos

Limite los alimentos de bajo valor nutricional, como:

  • Azúcares añadidos
  • Alimentos freídos
  • Grasas añadidas
  • Alimentos procesados

Obtener suficiente cantidad de ciertas vitaminas resulta especialmente importante antes y durante el embarazo, porque intervienen en el desarrollo del bebé en el útero.

¿Por qué es importante tomar vitaminas prenatales?

Durante el embarazo, debe mantener sanas a dos personas: a usted misma y a su bebé, que está en desarrollo.

Durante el embarazo, necesita una mayor cantidad de dos nutrientes clave:

  • Ácido fólico. El ácido fólico, o folato, es una vitamina B que las células necesitan para crecer. Tomar 400 mcg de ácido fólico cada día durante al menos un mes antes de intentar quedar embarazada y durante todo el embarazo ayuda a reducir el riesgo de defectos del tubo neural, que son graves anomalías del cerebro y la médula espinal del bebé. Las mujeres con anemia de células falciformes o con un embarazo anterior con defectos del tubo neural pueden necesitar niveles más altos de ácido fólico. Hable con su médico sobre la dosis adecuada para usted.
  • Hierro. El hierro le ayuda al cuerpo a producir sangre. Cuando está embarazada, necesita aproximadamente el doble de hierro que antes. Esto se debe a que el cuerpo necesita fabricar sangre adicional para el bebé. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan tomar una dosis baja de 27 mg de hierro al momento de la primera cita prenatal. Tomar suficiente hierro previene una enfermedad llamada anemia por deficiencia de hierro, que puede hacer que su bebé nazca demasiado pequeño o demasiado pronto.

¿Cuándo debe empezar a tomar las vitaminas prenatales?

El mejor momento para empezar a tomar vitaminas prenatales es antes de la concepción. Lo idóneo es que todas las mujeres tomen vitaminas prenatales mientras intentan concebir. Esto se debe a que el tubo neural del bebé se desarrolla en el primer mes de embarazo, posiblemente incluso antes de saber que está embarazada.

¿Cómo elegir las vitaminas prenatales adecuadas?

Si ha tenido complicaciones en el embarazo u otros problemas de salud, quizá su médico le recomiende una vitamina prenatal de receta. Si no, puede tomar una vitamina de venta libre (over-the-counter u OTC) disponible en su farmacia local o en línea.

La mayoría de las vitaminas prenatales contienen todos o la mayoría de los micronutrientes necesarios durante el embarazo. Sin embargo, algunas se quedan cortas. Para identificar las mejores vitaminas prenatales, lea las etiquetas antes de comprarlas. He aquí otros nutrientes importantes que debe contener:

  • Colina. Se trata de un nutriente esencial para el crecimiento del feto y de la placenta. La mayoría de las personas no reciben suficiente colina a través de los alimentos que consumen. Elija un suplemento prenatal que incluya colina e intente comer alimentos ricos en colina, como las yemas de huevo.
  • Ácido docosahexaenoico (DHA). Este es otro nutriente que desempeña un papel importante en el desarrollo del cerebro del feto. La mayoría de las mujeres en edad fértil no tienen suficiente DHA ni ácido eicosapentaenoico (EPA), otro ácido graso importante durante el embarazo. Busque un suplemento prenatal con estos nutrientes.
  • Vitamina D. La vitamina D es otro nutriente importante en los suplementos prenatales. Las recomendaciones de vitamina D durante el embarazo son de 600 UI. Sin embargo, las investigaciones sugieren que las mujeres necesitan unas 4,000 UI de vitamina D al día para mantener unos niveles óptimos durante el embarazo.

Las mejores vitaminas prenatales

En muchos casos, las vitaminas prenatales de marca y las genéricas son relativamente equivalentes, según el contenido de vitaminas, minerales y micronutrientes del producto. Por tanto, para elegir la mejor vitamina prenatal para usted, revise siempre la etiqueta de las vitaminas principales.

Compruebe el tamaño de la dosis. A veces, con las gomitas y los productos masticables, por ejemplo, el tamaño de la dosis puede ser mayor que el de una píldora. Si está pensando en tomar vitaminas en gomitas o masticables, revise los edulcorantes artificiales. Quizá quiera minimizarlos, según la recomendación de su médico y sus propias preferencias.

Dado que la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) no supervisa el contenido, el etiquetado o la venta de las vitaminas, el contenido de los ingredientes y la absorción pueden variar. Busque el símbolo “USP Verified” en la etiqueta para verificar el contenido vitamínico del producto.

¿Qué otros nutrientes hay que considerar?

Estos son otros nutrientes que debe tener en cuenta:

  • Calcio. Ayuda al desarrollo de los dientes y los huesos del bebé. Es posible que un multivitamínico prenatal no contenga todo el calcio necesario, por lo que quizá deba tomar un suplemento adicional de calcio. También tiene el beneficio añadido de ayudar a aliviar las náuseas y la acidez estomacal.
  • Vitamina C. La cantidad general recomendada es de 1,300 – 2,000 mg al día.
  • Vitamina A.
  • Vitamina E.
  • Vitaminas B.
  • Zinc.
  • Yodo.
  • Ácidos grasos omega 3. Se encuentran de forma natural en muchos tipos de pescado y ayudan a promover el desarrollo cerebral del bebé. Si no le gusta el pescado u otros alimentos con alto contenido en ácidos grasos omega 3, quizá su médico le recomiende suplementos de ácidos grasos omega 3 además de las vitaminas prenatales.

¿Debe tomar suplementos de hierbas?

En general, probablemente sea mejor minimizar o evitar el uso de suplementos de hierbas, excepto el jengibre. No hay pruebas contundentes sobre la seguridad y la eficacia de muchas hierbas medicinales.

¿Tienen efectos secundarios las vitaminas prenatales?

En general, son seguras y eficaces las vitaminas prenatales pero los efectos secundarios son una posibilidad. Tomar vitaminas prenatales adicionales o mezclar suplementos con un multivitamínico podría provocar una dosis que exceda sus necesidades diarias y podría ser perjudicial para el bebé. Por ejemplo, un exceso de vitamina A durante el embarazo puede provocar defectos de nacimiento o un aborto. Hable con su médico sobre las vitaminas y las cantidades que debe tomar.

Los efectos secundarios más comunes de las vitaminas prenatales son el estreñimiento y las náuseas.

Para prevenir el estreñimiento:

  • Beba muchos líquidos.
  • Incluya más fibra en su dieta.
  • Manténgase físicamente activa durante el día.
  • Pruebe un laxante formador de volumen o un ablandador de heces.
  • Pruebe un suplemento de hierro de liberación lenta.
  • Pruebe una vitamina con menos calcio, y luego tome el calcio por separado.

Para prevenir las náuseas:

  • Cambie el momento del día en que toma la vitamina. ¿A qué hora es mejor tomar las vitaminas prenatales? La tarde es mejor que la noche, porque al acostarse aumenta la posibilidad de reflujo.
  • Tome la vitamina con un poco de alimento.
  • Coma comidas más pequeñas y frecuentes.
  • Pruebe otra marca.

Los suplementos de hierro también pueden tener un sabor metálico y causar náuseas, estreñimiento y heces verdes o negras.

Si piensa que estos consejos no le ayudan lo suficiente, consulte a su médico sobre otras opciones.

Por qué es importante consultar a su médico

Evite tomar varios suplementos diferentes durante el embarazo a menos que su médico se lo haya indicado. En su lugar, tome un solo multivitamínico prenatal que incluya una variedad de nutrientes en una sola dosis. Combinar suplementos (como el ácido fólico) con el multivitamínico prenatal puede aumentar el riesgo de sobredosis de un nutriente concreto.

Informe a su médico en su visita prenatal de todos los suplementos de venta libre que esté tomando.

Empiece a tomar vitaminas prenatales hoy mismo

Para dar el salto a un embarazo saludable, empiece a tomar vitaminas prenatales hoy mismo. Una vez que conciba, siga tomando sus vitaminas prenatales durante todo el embarazo. Así obtendrá los nutrientes que necesita para mantenerse sana y favorecer el desarrollo de su bebé.

Hable con su médico sobre los suplementos recomendados también para después del parto. Es posible que su médico le recomiende que siga tomando vitaminas prenatales durante las seis u ocho semanas posteriores al parto para ayudar a la recuperación posparto, o que empiece a tomar suplementos dietéticos postnatales o de lactancia para ayudar a la lactancia.

Fuentes

https://www.cdc.gov/vaccines/schedules/easy-to-read/child-easyread.html

https://www.cdc.gov/vaccines/schedules/hcp/imz/child-adolescent.html

https://www.cdc.gov/vaccines/schedules/downloads/child/0-18yrs-child-combined-schedule.pdf

https://www.chp.edu/for-parents/health-tools/parent-resources/parenting-tips/immunization-schedule

Acerca de UPMC

Con sede en Pittsburgh, UPMC es un proveedor de atención médica y aseguradora de renombre mundial. Operamos 40 hospitales y 700 consultorios médicos y centros ambulatorios. Estos están ubicados en el centro y el oeste de Pensilvania, Maryland, Nueva York y a nivel internacional. Empleamos a 4,900 médicos. Somos líderes en atención clínica, investigación innovadora y tratamientos de última generación. U.S. News & World Report clasifica constantemente a UPMC Presbyterian Shadyside como uno de los mejores hospitales del país en muchas especialidades. Además, clasifica al UPMC Children’s Hospital of Pittsburgh en su Cuadro de Honor de los Mejores Hospitales Infantiles de Estados Unidos.