Muchas veces, el diagnóstico de la diabetes es una noticia desalentadora. Al fin y al cabo la diabetes no tiene cura definitiva, sino que es una enfermedad que deberá controlar el resto de su vida. Pero con la medicación adecuada y cambios en el estilo de vida, las personas con diabetes pueden llevar una vida feliz y plena.

Las consecuencias de la diabetes pueden ser graves, por lo que es esencial un control adecuado. Control significa cambios en el estilo de vida, los medicamentos y la ingesta de carbohidratos y la glucosa en la sangre.

Entender la diabetes

La forma de controlar la diabetes depende de múltiples factores. En primer lugar, la diabetes de tipo 1 y la de tipo 2 tienen causas diferentes. Por lo tanto, se manejan de distinta manera.

Ambos tipos de diabetes afectan la capacidad del cuerpo para regular la glucosa o el azúcar en la sangre. Pero en la diabetes de tipo 1, el cuerpo ya no puede producir suficiente insulina, lo que deja a las células del organismo sin glucosa. El tratamiento de la diabetes de tipo 1 suele concentrarse en la sustitución de la insulina perdida por el organismo para mantener bajo control el azúcar en la sangre.

La diabetes de tipo 2 es un trastorno metabólico por el que el cuerpo pierde la capacidad para regular la insulina y la glucosa. El páncreas suele seguir liberando insulina, pero las células del cuerpo ya no reaccionan y dejan captar el azúcar, lo que provoca niveles elevados de glucosa en sangre.

El tratamiento de la diabetes de tipo 2 suele concentrarse en mejorar la resistencia a la insulina con modificaciones del estilo de vida y medicamentos.

Primero: conozca sus niveles de glucosa

Una de las partes más importantes del control de la diabetes de tipo 1 o de tipo 2 es conocer los niveles de glucosa en sangre. Conocer los niveles le ayudará a decidir qué comer y cuánta insulina tomar.

El médico puede recetarle un glucómetro, un pequeño dispositivo que puede medir el nivel de azúcar en la sangre a partir de una sola gota de sangre. O bien, puede sugerirle un monitor continuo de glucosa (MCG), un sensor especial que controla el nivel de azúcar en la sangre a lo largo del día.

Pregúntele a su médico con qué frecuencia y cuándo debe comprobar el nivel de azúcar en la sangre. Normalmente, los niveles de azúcar en la sangre deben estar entre 80-130 miligramos por decilitro (mg/dL) en ayunas y antes de las comidas, y debajo de 180 mg/dL dos horas después de una comida.

Manejo de la medicación para la diabetes

Los medicamentos que el médico le prescribe para la diabetes dependen principalmente del tipo de diabetes que tenga. Después dependerán de lo elevados que estén los niveles de azúcar en la sangre.

Como el cuerpo ya no produce suficiente insulina, las personas con diabetes de tipo 1 se inyectan insulina de acción rápida y prolongada en cada comida (e incluso al tomar snacks) para ayudarle al cuerpo a gestionar la glucosa que ingiere. Algunas personas con diabetes tipo 2 necesitan también insulina para controlar el azúcar en la sangre.

A veces, las personas con diabetes tipo 2 no necesitan medicamentos. En las primeras fases podrá controlarla con cambios en el estilo de vida. Sin embargo, se trata de una enfermedad progresiva, incluso cuando está bien controlada, por lo que es posible que necesite medicación para controlar la enfermedad en el futuro.

Otras personas pueden necesitar medicamentos para estimular al organismo a liberar más insulina o para que las células del cuerpo sean más sensibles a la insulina. Dependiendo de los síntomas, el médico puede recetarle más de un medicamento para la diabetes.

Cambios en el estilo de vida con diabetes

Una herramienta de gestión esencial para vivir con diabetes es el estilo de vida: comer los alimentos adecuados y mantenerse activo. Llevar una dieta sana y equilibrada ayuda a mantener los niveles de glucosa en la sangre en un rango saludable. Independientemente del tipo de diabetes que tenga, vigile los carbohidratos.

Los carbohidratos son un tipo de energía presente en los alimentos. Entre los carbohidratos simples están los azúcares de los alimentos procesados, como los refrescos y los dulces, mientras que los carbohidratos más complejos son los almidones de los cereales integrales. Cuanto más simple sea el carbohidrato, más fácilmente lo absorbe el cuerpo y más rápido se produce el pico de azúcar en la sangre.

Los alimentos procesados y ricos en carbohidratos provocarán niveles elevados de glucosa en la sangre. Deje el pan blanco siempre que sea posible; en su lugar, coma verduras y carnes magras. Los cereales integrales son más sanos y preferibles a la hora de elegirlos, pero es importante recordar que tendrán el mismo efecto en sus niveles de glucosa en sangre. Cambie las bebidas azucaradas como los refrescos o los jugos por bebidas sin carbohidratos (lo mejor es tomar agua).

Además de comer bien, otra parte esencial para controlar la diabetes es mantenerse físicamente activo. Eso no significa pasar todo el tiempo libre en el gimnasio: un poco de actividad física sirve bastante. Procure hacer 30 minutos de ejercicio de moderado a vigoroso 5 días a la semana.

Los entrenamientos regulares ayudan a reducir la presión arterial, mejoran la circulación, el estado de ánimo y el sueño. Y —¡además!— le ayudarán a mantener bajo control el azúcar en la sangre.

Trabaje con su equipo de atención médica

Por último, contar con un buen equipo de atención médica puede marcar la diferencia a la hora de controlar la diabetes con éxito.

La mayoría de las personas con diabetes ven a su médico dos veces al año. También pueden ver a otros médicos o a nutriólogos, educadores en diabetes u otros especialistas.

Si se toma el tiempo necesario para trabajar con su equipo médico, podrá abordar mejor cualquier problema de control para que esté más seguro en su vida diaria.

Fuentes

Juvenile Diabetes Research Fund. T1D Basics - JDRF. Enlace

National Institutes of Health. Type 2 Diabetes | NIDDK. Enlace

National Institutes of Health. Insulin, Medicines, & Other Diabetes Treatments | NIDDK. Enlace

Centers for Disease Control. Carb Counting | CDC. Enlace

National Institutes of Health. Diabetes Diet, Eating, & Physical Activity | NIDDK. Enlace

Acerca de Endocrinology

The UPMC Department of Endocrinology stands as a national leader in research of diabetes and endocrine conditions. We partner with the University of Pittsburgh Division of Endocrinology and Metabolism for research and clinical trials. We treat diabetes, obesity, osteoporosis, hormonal disorders, and thyroid disorders at several locations across western Pennsylvania. We also have specialized Diabetes Centers to help you manage your disease. U.S. News & World Report ranks UPMC Presbyterian among the top hospitals in the country for endocrinology and diabetes care.